La saga Dead to Rights: Retribution

Dead to Rights es una franquicia que tuvo la primera aparición en el año 2002 en la pasada generación de consolas (Xbox, PS2 y GameCube). Fue desarrollada por Namco y distribuida por Electronic Arts. Fue una franquicia nueva que cogía muchas de las virtudes que nos había dejado el famoso Max Payne de Remedy, juego de acción de disparos con la nueva incursión del tiempo bala como gran novedad. Esta primera incursión de Jack Slate en las consola obtuvo bastante buena acogida por la prensa especializada (73 de media según Metacritic, a su versión de Xbox). Tres años más tarde apareció la segunda parte del videojuego, el Dead to Rights 2, el cual bajó su nivel, consiguiendo un aprobado justo, según la media de Metacritic.

Nos encontramos ante un juego de acción en tercera persona sin más complicaciones

Tras una pequeña incursión en la saga, empezamos a hablar del último videojuego que la completa, desarrollado por Volatile Games y esta vez publicado por Namco Bandai Games, Dead to Rights: Retribution.

El argumento del juego gira sobre el agente de antivicio Jack Slate y su compañero canino Shadow en la lucha por desenmascarar a los peores personajes y restaurar el orden de Grant City. Desde el principio de la historia nos veremos traicionados desde dentro de la policía, nuestra misión será llegar a descifrar el complot que se nos ha hecho. Junto con el Shadow tendremos que luchar contra multitud de enemigos que pertenecen al Sindicato ya la Triada, las bandas más peligrosas de la metrópoli.

Este argumento no deja de ser una mera excusa para un videojuego de acción con disparos, puñetazos, patadas y mordiscos de perro a diestro y siniestro. Durante el transcurso de este iremos intercalando a dos personajes muy diferentes. El primero será el Jack Slate, que es el protagonista principal del juego. Es un agente de antivicio dedicado plenamente a su trabajo, que tiene el objetivo de limpiar la ciudad de delincuentes. Podremos hacer luchas cuerpo a cuerpo, o mediante el gran arsenal disponible de nuestros enemigos. Teniendo en cuenta que no dispondremos de masa munición tendremos que utilizar las dos formas de combate. Por el cuerpo a cuerpo utilizaremos combinaciones con los botones de puñetazo y patada. Muchas veces, para finalizar las luchas cuerpo a cuerpo podremos utilizar unas finalizaciones que son tan espectaculares como macabros, podremos ver como partimos huesos, o como disparamos a bocajarro en la cara de nuestro enemigo.

El segundo personaje que controlaremos se trata del Shadow, que es un perro que acompañará a todas partes a nuestro protagonista. Este perro tanto lo podremos controlar dándole indicaciones con el cruceta digital, para que ataque, nos siga o nos vaya a buscar alguna arma, como cogerá el auténtico protagonismo en algunas misiones y el controlaremos directamente. Estas misiones especiales, suelen ser de infiltración para ir a buscar algún objeto en alguna sala que no podemos acceder con Jack. Estas fases dan un poco más de variedad al juego.

Con Shadow también podremos atacar a nuestros enemigos, de una manera bastante macabra y sanguinaria. Podremos echarnos al cuello, arrancando las cuerdas vocales nuestros enemigos o morder y arrancar las partes más íntimas, todo ello de una manera muy visual y espectacular. Una vez matamos a nuestros enemigos, podremos coger y esconder para que el resto no los vean.

Dejar un Comentario