Análisis Dead to Rights: Retribution

Tras una introducción al universo Dead to Rights que os ofrecimos en otro post, seguimos para analizar más en profundidad lo que nos ofrece el último título de la saga. Así pues, uno de los grandes alicientes de Dead to Rights: Retribution es la acción que tendremos en todo momento. El hecho de tener poca munición para las armas hará que tengamos que compaginar las dos maneras que tenemos de eliminar a nuestros enemigos. Este juego también adopta diferentes acciones que han hecho grandes otros títulos de esta y la pasada generación.

Si buscas acción sin más complicaciones Dead to Rights: Retribution puede ser una buena elección

Dispondremos del tiempo bala, iniciado en Max Payne y que con este se le don gran importancia para cuando estemos rodeados de multitud de enemigos. Por otra parte también nos podremos proteger, escondiéndonos en las paredes o en los diferentes objetos que haya en el mapeado, al más puro estilo del Gears of War, aunque su implementación no haya sido perfecta.

En cuanto a la parte técnica, nos encontramos ante un juego aprobado justo, con una cierta mejora con respecto a sonido.

Gráficamente nos encontramos con un título que cumple los mínimos de esta generación. Unos gráficos en alta definición que no brillan en ninguna cuestión técnica. El modelado de los personajes es lo mínimo que podemos aceptar hoy en día, algún personaje, como Jack o el Shadow son lo que mejor representados están. Los escenarios son correctos y bien definidos, pero poco variados y con una ambientación bien llevada por el que se pide a la acción. Se ve una ciudad decadente y muy dejada, exactamente lo que se busca con el argumento del juego, pero todas las localizaciones son muy similares y se abusa volver a pasar demasiadas veces los mismos escenarios. Dos de los grandes defectos de este apartado son la calidad de algunas texturas y la detección de cuerpos, donde a veces nos encontramos con que una parte del cuerpo de un personaje se come una pared u otro objeto.

En cuanto al apartado sonoro, nos encontramos con una banda sonora correcta, que acompañará en todo momento y que cumple perfectamente su cometido. En cuanto a los efectos especiales están bien reproducidos y también nos ambientan totalmente con el juego, con un sonido totalmente envolvente (con 5.1). En cuanto a las voces están en perfecto inglés, con subtitulación en castellano. Estas voces, como casi siempre en inglés, están bien interpretadas. Nos gustaría que lo hubieran doblado al castellano, pero tampoco lo creemos demasiado importante. Sin duda, este es el mejor apartado del videojuego.

Las conclusiones son que estamos ante un juego de acción en tercera persona sin más complicaciones, en el que tendremos que eliminar a todo personaje viviente que se nos ponga delante y así acabar con la corrupción de la ciudad. Tiene un mínimo de argumento y una ambientación bastante oscura y decadente. Si buscas acción sin más complicaciones, puede ser una buena elección, sino, olvídate.